Salud emitió algunas recomendaciones para disfrutar el verano sin riesgos.

Hay que protegerse del sol, hidratarse, alimentarse adecuadamente, y tener precaución al realizar actividades acuáticas. Existe una recomendación general de sostener la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida y continuarla –junto a alimentación complementaria– hasta los dos años; pero en estos días de altas temperaturas, es bueno reforzar la hidratación de la mamá, como así también ofrecer al bebé la alimentación natural con mayor frecuencia.

Es fundamental no exponerse al sol entre las 10 y las 16. Durante el resto de la jornada, utilizar cremas protectoras; gorras o pañuelos para resguardar cabeza, ojos y orejas, y vestir con ropa clara y fresca.

Verificar el estado del vehículo periódicamente, usar siempre el cinturón, evitar el consumo de bebidas alcohólicas, no usar el celular mientras se maneja, respetar las señalizaciones y velocidades permitidas, y mantener las luces bajas encendidas, son cosas que se deben respetar todo el año.

Si el destino elegido es la zona de lagos y cordillera hay que tomar algunos recaudos como acampar en lugares habilitados, desmalezados y alejados de galpones, cañaverales, arbustos muy tupidos y basurales. Extremar las precauciones en caso de hacer fuego; llevarse los residuos y depositarlos en lugares indicados; y lavarse las manos con frecuencia.

La carpa debe estar siempre bien cerrada para evitar el ingreso de animales, roedores e insectos. Si se elige realizar caminatas, hacerlas por senderos habilitados y beber únicamente agua segura, embotellada o hervida; no ingerir frutos, tallos, hojas o semillas de sitios agrestes; y si encuentra roedores muertos no los toque, avise al municipio de la localidad.

Si las vacaciones son a algunas zonas de Buenos Aires, al exterior o áreas con circulación viral de Sarampión, desde Salud se recomienda actualizar el calendario de vacunación para embarazadas y menores de 12 meses; y se sugiere la reprogramación de viajes en algunos casos.

Luego de regresar del viaje, si se presenta fiebre de 38° o más -por dos días de forma sostenida- y alguno de los siguientes síntomas: dolores musculares, cefalea, vómitos, tos, consultar al centro de salud más cercano.

Noticia anterior

Vinculan beber té verde con un menor riesgo cardíaco

Noticia siguiente

Acciones conjuntas para prevenir y abordar el consumo de sustancias