Agua, el aliado en el verano

Claves para llegar a tomar los 8 vasos diarios recomendados y mantenerse hidratados en épocas de calor

 

Durante el día, el organismo pierde agua de distintas formas: “a través de la respiración, la transpiración y la orina. Esta pérdida de líquido aumenta con la actividad física y con las altas temperaturas. Para que el cuerpo funcione correctamente, se debe reponer la pérdida, a partir del consumo de líquidos”, señala Leonella Abboghlouyan, especialista del Departamento de Alimentación y Dietética del Hospital de Clínicas.

El agua es fuente de vida y es esencial para la hidratación de nuestro cuerpo. El agua representa el 70% del peso de nuestro cuerpo y es un componente esencial, ya que colabora en las funciones de todo el organismo: transporta nutrientes y oxígeno a sus células, regula la temperatura corporal, participa en la eliminación de sustancias tóxicas, colabora en regularizar el tránsito intestinal, entre otras actividades.

“Se recomienda consumir a lo largo del día al menos 2 litros u 8 vasos de agua segura, es decir potable. Tomar agua tiene que ser un hábito”, señala Abboghlouyan y explica que una buena forma de saber si se está ingiriendo suficiente agua es al no sentir sed o la boca seca y que la orina sea incolora o de color amarillo claro.

Para algunos es sencillo y para otros es difícil llegar a la cantidad recomendada. Para estos últimos, la especialista recomienda elegir determinados momentos del día para que funcionen como recordatorio: al levantarse, al llegar al trabajo, en el almuerzo o la cena, al llegar a casa y antes de dormir, entre otros. Además, funciona llevar siempre una botella cargada con agua.
Los ancianos y los bebés tienen alterado el mecanismo que ayuda a detectar la sed, por ende, son grupos vulnerables. Es fundamental controlar su nivel de hidratación.

“No hay olvidar hidratarse al exponerse a altas temperaturas como también antes, durante y después de realizar ejercicio físico, ya que cuando el cuerpo se moviliza se pierde más agua independientemente de la intensidad de la actividad. Existe una gran variedad de bebidas: agua, infusiones (como té, café, mate), jugos de fruta, lácteos, gaseosas, entre otros. El agua es el hidratante por excelencia; el más sano y más natural. Al momento de ingerir líquidos es preferible optar por agua y en caso de ingerir jugos o gaseosas, optar por los que no contienen azúcar” concluye la especialista.

Noticia anterior

Coronavirus: según un estudio, se habría originado por la sopa de murciélago

Noticia siguiente

Australia: confirmaron los primeros cuatro casos de coronavirus