Aumento de infartos y mortalidad cardiovascular por falta de controles

 

Médicos informan que disminuyeron las visitas de urgencia a las guardias y los procedimientos por cateterismo, tanto diagnósticos como los terapéuticos. Instan a lo que tengan síntomas a consultar sus sistemas de emergencia.

 

Ante la situación generada en nuestro país a partir de las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio dispuestas para combatir la pandemia del Covid-19, origentada a prevenir la propagación del coronavirusespecialistas en cardiología advirtieron sobre el riesgo de un aumento en la mortalidad de origen cardiovascular, un grupo de afecciones que en Argentina producen casi 100 mil muertes al año, mayoritariamente debido a la falta de consultas a tiempo.

Desde el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) expresaron su preocupación e instaron a que las personas ante cualquier duda consulten con sus médicos de cabecera, y que aquellos con síntomas coronarios se contacten en forma inmediata con su sistema de emergencias o acudan a la guardia más cercana.

“No estamos para nada en contra del aislamiento, solo queremos evitar que pacientes coronarios mueran en sus casas sin recibir atención médica. La disminución de las llamadas y concurrencia a emergencias significa, indefectiblemente, que hay personas con síntomas aguardando a que estos reviertan solos, porque no llaman a su médico o tienen miedo de ir a la guardia de un centro asistencial. Deben saber que los hospitales son sitios seguros, preparados para recibir a los pacientes que lo necesitan con todos los protocolos de seguridad que amerita esta pandemia”, sostuvo el doctor Diego Grinfeld, presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI).

“En nuestra práctica diaria y en los hospitales estamos observando que mucha gente restringió al mínimo las consultas (aun aquellas que se realizan mediante telemedicina). También disminuyeron las visitas de urgencia a las guardias y la realización de procedimientos por cateterismo, tanto los de diagnóstico como los terapéuticos”, agregó el doctor Daniel Berrocal, cardionagiólogo intervencionista miembro del CACI.

Entre otras causas, los especialistas atribuyen la disminución de las consultas al temor de las personas a contraer el coronavirus en el hospital, la preocupación de tener problemas para movilizarse, la creencia de que su médico de cabecera no estará disponible o la decisión del paciente de postergar estudios y consultas hasta que termine el aislamiento.

Según datos de la iniciativa ‘Stent-Save a Life’, un relevamiento mundial del que participa la Argentina, entre el 20 y el 31 de marzo cayó dramáticamente la realización de los principales estudios cardiovasculares diagnósticos y terapéuticos en nuestro país respecto de los primeros 19 días de ese mismo mes: se efectuaron un 75% menos de angioplastias coronarias (ATC), un 80% menos de coronariografías (CCG, comúnmente llamadas ‘cateterismos’) y un 68% menos de angioplastias en pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMST), que son urgencias médicas en las que el infarto produce una isquemia prolongada con afectación importante en el músculo cardíaco y con alto riesgo de muerte.

Para tener una verdadera dimensión de la magnitud del problema es importante tener en cuenta que de acuerdo a los resultados de un análisis comparativo de las investigaciones clínicas REGIBAR Y PRISMA, 9 de cada 10 fallecimientos por infarto se dan en personas que no recibieron atención hospitalaria, mientras que entre las conclusiones de la ‘Encuesta Nacional de Infarto Agudo de Miocardio con Elevación ST en la República Argentina’ (ARGEN-IAM-ST), se observa que la mortalidad por infarto en personas internadas que recibieron tratamiento es del 8.8%, valor que se triplica en mayores de 75 años.

“Esto nos muestra, claramente, que es imperioso que las personas infartadas accedan a internación y tratamiento: un infarto no tratado provoca la muerte en 1 de cada 2 personas (50%), inclusive aquel que sobrevive tiene altas chances de presentar en los años posteriores problemas cardiacos graves, como insuficiencia cardiaca y arritmias. También la evidencia nos muestra que los mayores de 75 años, que son pacientes de alto riesgo para el Covid-19, también tienen riesgo muy aumentado de morir por patologías coronarias, mucho más aún si no reciben atención”, consignó el doctor Berrocal.

“Por todo esto, recomendamos enfáticamente que ante cualquier duda no dejen de contactarse con su médico o sistema de salud, ni de solicitar asistencia urgente o -en su defecto- concurrir a la guardia médica más cercana frente a la aparición de síntomas que podrían estar manifestando un problema cardíaco, como dolor en el pecho, en la boca del estómago, en la mandíbula y/o extremidades superiores, falta de aire, desmayos, palpitaciones o arritmias”, concluyó el doctor Grinfeld.

Noticia anterior

El ISSN amplió la cobertura en anticonceptivos

Noticia siguiente

Salud mental: cerca de 300 llamados por asistencia psicológica en la cuarentena