¿Barbijos si? ¿Barbijos no?: ¡Barbijos sí!

 

En medio del panorama “dinámico” de la pandemia del coronavirus, cuando se creía que había cierto consenso sobre quiénes deben usar barbijo —solo los infectados y el personal de Salud que podría estar en contacto con el virus—, varios países en el mundo empezaron a cambiar de idea. ¿Deben usarlo todos para evitar que personas asintomáticas esparzan el COVID-19?.

 

Mucha agua ha corrido bajo el puente en un tiempo muy corto, y los dichos y desdichos se han vuelto moneda corriente en cuanto a las medidas útiles y recomendadas para protegernos de contraer y transmitir COVID-19, alimentados por ráfagas diarias de cadenas, links, videos, memes, estados, que nos llegan a través de whatsapp, Facebook, instagram, entre otros.

Muchas de las medidas son indiscutibles y efectivamente adoptadas en todo el mundo, como el lavado de manos o el distanciamiento mayor o igual a 2 metros con el prójimo.

El barbijo es una de las medidas que se habían tomado por iniciativa propia a pesar de no estar recomendado por las guías internacionales, debido a que la escases de recursos preconizaba dejarlos a disposición de uso por el personal de salud, entre otras razones.

También es sabido el dinamismo de todo lo que ocurre en torno al universo COVID-19 y el cambio de conceptos y medidas adoptadas en el día a día. Pues hoy al barbijo se le dijo SI.

El CDC (Centro de control de Enfermedades) de Estados Unidos emitió ayer la recomendación sobre el uso de cubiertas de tela para la cara, especialmente en las áreas con transmisión comunitaria significativa. Ahora sabemos, gracias a estudios recientes, que una cantidad significativa de personas con coronavirus no tienen síntomas (“asintomáticos”) y que aun aquellos que en algún momento los presentarán (“presintomáticos”) pueden transmitir el virus a los demás antes de mostrar esos síntomas. Esto significa que el virus se puede propagar entre personas que estén interactuando muy cerca una de la otra —por ejemplo, al hablar, toser o estornudar— incluso si esas personas no están mostrando síntomas.

En vista de esta nueva evidencia, los CDC recomiendan el uso de cubiertas de tela para la cara en entornos públicos donde otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener (p. ej., supermercados y farmacias), especialmente en áreas con transmisión comunitaria significativa.

Esto no reemplaza el mantener la distancia entre las personas. La idea de los barbijos es proteger a los demás de la posible transmisión del virus de la persona que lo utiliza. La recomendación es usar barbijos caseros hechos con materia prima doméstica: Remeras, cualquier tela de algodón, mientras más capas mejor, o bandanas, pañuelos, “cuellitos” para el frio, etc. y todo lo que la creatividad individual indique.

Las mascarillas quirúrgicas y los barbijos de alta densidad N-95 son suministros esenciales y se deben seguir reservando para los trabajadores de la atención médica y otros miembros del personal médico de respuesta.

 

Dr. Fernando Serrano

MP: 6498

 

Noticia anterior

Cutral Có suma 5 nuevos casos de coronavirus, entre ellos una niña de 9 años

Noticia siguiente

Zapala tiene sus primeros dos recuperados del coronavirus y la ciudad fue una fiesta