Noticias

Detectaron el primer caso de la subvariante Ómicron BA.5 en Argentina

Es una de las subvariantes del coronavirus que impulsa nuevas olas de la pandemia en el mundo, combinada con BA.4. Ya se había detectado en 62 países. Qué implicancias tiene para el control de la pandemia

Durante el primer año de la pandemia, circuló en la Argentina la cepa original del coronavirus detectada en pacientes en Wuhan, China. El año pasado, hubo una ola de casos de COVID-19, en el otoño y el invierno, con la variante de preocupación Gamma. Siguió la circulación baja de Delta y todo explotó con la mayor ola de casos en diciembre, con el primer sublinaje de la variante Ómicron (BA.1). Desde marzo, pasó a predominar BA.2 y hubo otra ola. Ahora, el Instituto ANLIS/Malbrán confirmó el primer caso de una persona que fue diagnosticada con la enfermedad COVID-19 causada por la subvariante de Ómicron BA.5.

Hasta ahora, tanto el Instituto ANLIS/Malbrán, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, y el Proyecto País, la iniciativa de vigilancia genómica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, no habían reportado la identificación de muestras de pacientes con la subvariante Ómicron BA.5. Lo que sí se había detectado antes era la otra subvariante cercana, Ómicron BA.4. Tanto BA.5 como BA.4 son motivo de preocupación mundial porque han aumentado su frecuencia en los casos de personas con la infección en todo el mundo y están impulsando nuevas olas.

Según el último reporte de vigilancia del Instituto ANLIS/Malbrán que llega hasta la semana del 5 al 11 de junio en sus análisis de muestras de pacientes, “la situación de variantes del coronavirus SARS-CoV-2 en Argentina se caracteriza actualmente por una circulación exclusiva de la variante Ómicron”. Se detalló que “la proporción de variante Ómicron en casos sin antecedente de viaje internacional ni relacionados con la importación se sitúa en un 100%, según la información registrada” entre las muestras analizadas por secuenciación genómica.

Pero los investigadores científicos, que incluye a Carla Voto, Elsa Baumeister, Josefina Campos y Carlos Giovacchini, señaló que en cuanto a los sublinajes de Ómicron en el período analizado, el porcentaje de BA.2 era del 70.3% hasta la primera semana de junio.

También agregaron: ”Adicionalmente, a la fecha se registra un caso de BA.4 cuyos antecedentes epidemiológicos se encuentran en investigación y un caso de BA.5 con antecedente de viaje internacional”. No se detalló la edad ni la residencia de la persona que fue diagnosticada con la infección por esa subvariante en el reporte.

A nivel mundial, los sublinajes de la variante Ómicron del coronavirus BA.5 y BA.4 siguen aumentando su prevalencia y se han detectado en 62 y 58 países respectivamente, según informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) días atrás. Las subvariantes BA.4 y BA.5 son 4,2 veces más resistentes y, por lo tanto es más probable que provoque infecciones en personas que ya tuvieron la infección o que están vacunadas que conforman la mayoría de la población, advirtió Debat.

Los primeros indicios de los datos recogidos en Sudáfrica sugieren que las BA.4 y BA.5 tienen una ventaja de crecimiento significativa sobre la subvariante BA.2, que fue predominando en el mundo entre enero y abril. A fines de mayo, la subvariante BA.5 era el dominante en Portugal, representando dos tercios de todos los nuevos casos allí. Para el 24 de junio, BA.4 y BA.5 juntos se habían convertido en variantes dominantes en el Reino Unido y Alemania.

Hoy el 62% de la población mundial accedió al esquema primario de vacunas contra el COVID-19. Solo el 27% recibió dosis de refuerzo. Además de recibir las dosis, se consigue una protección mayor cuando se adhiere al uso de barbijos o mascarillas, el distanciamiento social, la ventilación permanente, y el aislamiento de las personas con la enfermedad. Pero en el tercer año con pandemia hay muchos que sienten fatiga y ya no cumplen totalmente con los cuidados. De acuerdo con Christian Althaus, epidemiólogo computacional de la Universidad de Berna, como la mayor parte del mundo, está haciendo poco para la prevención de la infección, el aumento de BA.4 y BA.5 se verá impulsado casi por completo por la inmunidad de la población. En diálogo con la revista Nature, comentó que los casos de COVID-19 aumentarán cuando la protección disminuya y sólo disminuirán cuando haya suficientes personas infectadas.

Fuente: Infobae

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba