Noticias

Dos años después de las primeras dosis, cuáles fueron las vacunas contra el COVID-19 más aplicadas en Argentina

La Sputnik V, la primera que llegó al país, ni siquiera está entre las tres que más se usaron; en cambio, a pesar de las polémicas del gobierno con Pfizer, ahora es una de las que se usará para afrontar la nueva ola de casos

La Sputnik V, la primera en llegar al país, no aparece siquiera entre las tres más utilizadas: fueron 22,4 millones de dosis aplicadas, según la reconstrucción que hizo Infobae en base a datos oficiales del Ministerio de Salud. Esa cantidad incluye también las vacunas que fabricó el Laboratorio Richmond en el país (7,7 millones) con la transferencia de tecnología realizada con el apoyo científico desde Moscú. El kirchnerismo accedió a la Sputnik V cuando conseguir vacunas era tarea complicada, allá por fines de 2020.

Las primeras pautas de vacunación se completaron con Sputnik, inoculaciones que recibió en especial el personal sanitario, la primera línea en los hospitales que trataban infectados con Covid. El Gobierno firmó un contrato con la compañía Human Vaccines LTD, una empresa estatal rusa, por la compra de 30 millones de vacunas a US$ 9.95 por dosis, según informó el Poder Ejecutivo. Pero ese contrato nunca se terminó de ejecutar. Desde Salud aclararon que Argentina sólo pagó por las dosis que ingresaron al país.

La vacuna más aplicada en Argentina es la Sinopharm, fabricada en China. El gobierno compró 31,6 millones de dosis a diferentes precios, pero que suman un desembolso total de USD 340 millones. La Casa Rosada firmó tres contratos con el laboratorio estatal chino: los primeros dos, por seis millones de dosis en total, se ejecutaron en el momento más caliente para el mercado de vacunas, desde febrero de 2021. Esas primeras dosis llegaron a un precio bastante alto en comparación con sus competidoras. La primera tanda se pagó USD 20 por unidad (el doble que la Sputnik V) y la segunda tanda costó 15 dólares cada una.

Ya a mediados de 2021, la ministra Carla Vizzotti anunció la firma de un tercer contrato con Sinopharm por 24 millones de dosis más, que se pagarían mayoritariamente a 9 dólares por vacuna, un precio más bajo que las anteriores. A pesar de ser la más aplicada en el país, un estudio realizado en 2021 por el Ministerio de Salud indicó que la Sinopharm es la vacuna de menor efectividad contra el Covid (un 84%), por debajo de otras como la Sputnik V y la fabricada por AstraZeneca.

El primer contrato firmado por el Gobierno con un laboratorio para acceder a la vacuna contra el Covid fue con AstraZeneca, aunque las dosis comenzaron a aplicarse después de la Sputnik V. La vacuna de AstraZeneca fue la segunda más aplicada en Argentina con 29,6 millones de dosis, lo que incluye no sólo las compras del gobierno argentino sino también las que entregó el fondo Covax, una alianza global de entidades públicas y empresas privadas que se unieron para intentar un reparto de vacunas sea más equitativo.

El presidente Fernández anunció allá por agosto de 2020, cuando recién se atravesaba la primera ola del Covid en Argentina, que había firmado un acuerdo con AstraZeneca y el Grupo Insud, cuyo dueño es el empresario argentino Hugo Sigman, para que se desarrollen 150 millones de vacunas contra el Covid en una planta de este laboratorio en Buenos Aires.

“La mayoría de las provincias tiene en stock dosis de Moderna y Pfizer para aplicar”, dijeron desde Salud ante la consulta de Infobae. Estas vacunas serán clave entonces en el refuerzo de vacunación que reclamó en los últimos días la ministra Vizzotti para frenar el crecimiento de casos de Covid que se registró en estas semanas. “Tenemos vacunas suficientes para completar esquemas y dar refuerzos por mucho tiempo. Las provincias cuentan con bastantes dosis disponibles. La cantidad de vacunas no es un problema”, sintetizaron y agregaron que por el momento no analizan firmar nuevos contratos con farmacéuticas.

Fuente: Infobae

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba