El Castro Rendón vacunó a todo su personal contra el COVID-19

El Hospital Provincial Neuquén Dr. Eduardo Castro Rendón cumplió con el objetivo de aplicar el primer componente de la vacuna a todo el personal que manifestó su voluntad de recibirla, incluidos los agentes tercerizados. Se aplicaron casi 2 mil primeras dosis y se continuará con la segunda dosis a quienes les falte esa aplicación.

El director el HPN, Adrián Lammel , comentó “logramos vacunar a nuestro personal con el 100 por ciento de las primeras dosis que recibimos y esto fue gracias a un trabajo de logística y distribución conjunto entre el ministerio de Salud de la Nación, el ministerio de Salud de la provincia, el sector de vacunación y el hospital” y agregó “siempre estuvimos conectados para trabajar en conjunto, desde la logística de recibir vacunas y el resguardo y en esto quiero agradecer a la Comisaría Primera que puso su personal a disposición”.

Lammel recordó que “la vacuna contra el coronavirus es voluntaria, por eso aquellos que han querido recibirla en el hospital lo han hecho, inclusive ya varios recibieron la segunda dosis y completaron el esquema”. También expresó que “no fue fácil implementar la vacunación porque pasamos por momentos en que el personal no quería vacunarse y después se incrementó la demanda, si bien se empezó con aquellos que estaban más expuestos en la unidades COVID después se fueron incorporando otros sectores y hoy podemos decir que cumplimos el objetivo de tener   el cien por ciento del personal inmunizado”.

La directora asociada de Servicios Médicos, Adelaida Goldman, agradeció la “colaboración de numerosos compañeros y compañeras del hospital que ayudaron tanto en la vacunación como la logística y los registros de las mismas, y también a los voluntarios que son estudiantes de medicina que acompañaron el proceso”, y además destacó “el gran trabajo del servicio de vacunación y la jefa del vacunatorio, Anahí Urrutia”.

Por su parte, Anahí Urrutia destacó el apoyo que “tuvimos de los servicios de internación para lograr tener vacunadores en los días en que se armaba un dispositivo, incluso contamos con la colaboración de Infectología, Epidemiología, Farmacia, Gestión de Pacientes, Hall, Vigilancia y Cocina, todos fueron de mucha ayuda”.

La Campaña y su articulación

Anahí Urrutia recordó que cuando comenzó la campaña en diciembre pasado “empezamos con 30 personas y a lo largo de las semanas mientras ingresaban más dosis armábamos dispositivos de acuerdo a la cantidad que recibíamos” y agregó “fue exitoso porque no nos quedó ningún excedente de vacunas, el mayor dispositivo que tuvimos en un día fue aplicar 470 dosis en una jornada de trabajo que suele ser entre cuatro y seis horas”.

Urrutia detalló que “para articular la campaña trabajamos con los lineamientos generales dispuestos por la subsecretaría de Salud, con la condición de que cada lugar podía ajustar su organización de acuerdo a su realidad local, por eso desde la dirección del hospital se definieron roles y funciones para cada componente de la campaña”.

Urrutia comentó que “se capacitó al personal, se trabajó en los registros y lo que implica la logística para poder dar el cumplimiento secuencial al proceso de la vacunación”.

Para realizar la selección de los trabajadores a ser vacunados, se priorizó por los siguientes criterios: edad, nivel de exposición y riesgo, y personal sin posibilidad de ser reemplazado/a.

En la medida que el personal del Castro Rendón fue manifestando su decisión de vacunarse se fue sumando a la campaña. Se fue notificando e invitando a los agentes por redes sociales, la intranet del hospital e informando a jefes de servicios con el fin de que quienes dependían de ellos se sumaran a la vacunación.

Al comenzar la campaña se utilizó la vacuna Sputnik V y luego en la medida que fueron llegando a la provincia más dosis, se sumaron las vacunas Covishield y Sinopharm.

“En lo que queda del mes de marzo y algunos días de abril tenemos que aplicar las segundas dosis”  dijo Urrutia y recordó que “en algunos casos suele ocurrir que las personas tienen una citación para un determinado día y no pueden concurrir, pero esas personas que van quedando rezagadas se las va captando  y se las va citando en pequeños grupos para que reciban la segunda dosis” y alertó “es muy importante que aquellos que empezaron puedan completar el esquema, no tiene mucho sentido haberse colocado la primera dosis porque la cantidad de anticuerpos que se generan no es suficiente para tener un buen nivel de protección, es necesario aplicarse la segunda para que la inmunidad perdure en el tiempo”.

Noticia anterior

Neuquén comenzó a vacunar a las personas con factores de riesgo

Noticia siguiente

Mes de la Mujer: la Línea 148 realizará un conversatorio sobre las responsabilidades del Estado