El hospital Castro Rendón sumó tres ascensores

El hospital Provincial Neuquén Dr. Eduardo Castro Rendón ya cuenta con dos ascensores nuevos en funcionamiento. Uno de ellos es para uso público y el otro para los camilleros. Ya comenzaron los trabajos para cambiar el tercero. En los tres casos se reemplazan ascensores que tenían entre 15 y 30 años de uso.

Los tres ascensores fueron adquiridos el año pasado con fondos provinciales, realizando una inversión de 5.353.500 pesos. Luego de ser fabricados, llegaron en 2020 para poder colocarlos. El proyecto de remodelación y reemplazo empezó hace tres años y prevé -en una primera etapa- reemplazar tres ascensores de los cinco que tiene el monoblock principal del hospital. En una segunda etapa se espera el reemplazo de los otros dos.

Emanuel Pita -ingeniero, integrante del departamento de Ingeniería Hospitalaria del HPN y quien trabajó en el proyecto- comentó que “la fabricación de los nuevos ascensores, el desmonte completo de los viejos y el ensamblado de los nuevos está a cargo de la empresa que los proveyó” y agregó que “es una empresa argentina que también exporta ascensores”.

“El primer ascensor que se reemplazó fue el que se encuentra a la salida del área de terapias y es de uso público, con prioridad para el personal del hospital, y es para cuatro pasajeros”, dijo Pita y añadió que “el segundo fue uno de los denominados camilleros que es para uso del personal, al igual que el último que se va a reemplazar. Estos dos se encuentran más cercanos al ingreso del hospital por calle Buenos Aires y tienen mayor tamaño que el primero”.

El trabajo realizado

Los ascensores fueron reemplazados por cabinas del mismo tamaño, ya que no se podía ampliar el espacio. “Se sacaron ascensores que tenían entre 15 y 30 años para colocar nuevos que tienen botoneras más sensibles, motores de última generación y menos ruidosos y que necesitan menos mantenimiento”, indicó el ingeniero y detalló que “se cambiaron las barreras de paradas, tienen paradas desde planta baja al quinto piso, revestidos en acero inoxidable, spot led, luces de emergencia, intercomunicadores, extractores, botón de parada, alarma de contador de peso, botonera con lectura braille e indicador sonoro por cada piso”.

Con el cambio de los ascensores también se pretende abordar una nueva circulación del personal del hospital.

“Lo que se plantea es que el último ascensor que estamos cambiando sea para camilleros mediante código de acceso, es decir que solamente habrá algunas personas autorizadas para usarlo”, dijo Pita y agregó: “También contará con tubos ultravioletas y marcado por presencia de proximidad, no hará falta tocar un botón para llamar al ascensor sino que cuando detecta la proximidad del dedo ya está hecho el llamado, toda esta nueva tecnología está incorporada en un kit que provee la empresa que fabricó los ascensores”.

El trabajo previo del desarrollo del proyecto y la logística para el reemplazo de los ascensores estuvo a cargo del departamento de Ingeniería Hospitalaria. Además de Emanuel Pita participaron las arquitectas Ailin Fanego y Luz Charro. Contó con la colaboración de las áreas de Seguridad e Higiene y de Mantenimiento del Castro Rendón.

Los ascensores son de utilidad para el traslado del personal del hospital, camillas, incubadoras, equipos médicos, pacientes y familiares de estos últimos. Con ellos se puede llegar a sectores de terapia, quirófano e internación.

Noticia anterior

Vuelven los viajes de Neuquén con Buenos Aires, Córdoba y Mendoza

Noticia siguiente

AstraZeneca y Oxford anunciaron que su vacuna tiene “una eficacia del 70%”