El Hospital de Clínicas utilizará plasma de convalecientes como tratamiento para la infección por SARS-CoV-2

 

Se estima que siete de cada diez personas infectadas con COVID-19 desarrollan anticuerpos una vez superada la infección. Según explica la doctora Alejandra Vellicce, Jefa del Departamento de Hemoterapia del Hospital de Clínicas “los anticuerpos son defensas naturales del organismo, la primera línea de combate contra la enfermedad. Una vez que la persona se recupera, esos anticuerpos quedan en el organismo, más precisamente en el plasma, la parte líquida de la sangre”.

El objetivo de este protocolo es hacer transfusiones de plasma de quienes ya se han recuperado de la enfermedad a pacientes que estén en estado moderado o grave. “El uso expandido para plasma de convaleciente en el tratamiento de pacientes COVID-19 muestra resultados de notable mejoría en 10 de 10 pacientes en los que se utilizó. Es un método experimental ya que hasta la fecha no se cuenta con un tratamiento específico para la enfermedad,”, comenta Vellicce.

“Estamos convocando a pacientes que hayan tenido COVID- 19 y se hayan recuperado para utilización de estos anticuerpos en pacientes que actualmente se encuentren en estado moderado o grave”, afirma la especialista.

Todos aquellas personas recuperadas de COVID-19 que puedan responder a esta convocatoria y donar su plasma deben comunicarse por correo electrónico a plasmacovid@hospitaldeclinicas.uba.ar o por teléfono al 113614-2839 de lunes a viernes de 9 a 13 horas.

“Una vez que la persona ingresa al Hospital, se realizan los controles necesarios evaluación clínica y de laboratorio y una vez que se verifica que no tiene el virus circulando en el organismo, procede a donar el plasma”, puntualiza Vellice.

El plasma se obtiene a través aféresis, el procedimiento consiste en utilizar una máquina, separador celular a través de un equipo descartable y de único uso permite la separación de los diferentes componentes de la sangre: glóbulos rojos, plaquetas y plasma; el cual se separa en un volumen a definir en cada donante. Se realiza a través de la punción de una vena del brazo por la cual se extrae la sangre y por otra vena en forma simultánea se devuelve el resto de los glóbulos rojos y plaquetas. El volumen de plasma extraído será reemplazado con solución fisiológica en volumen equivalente.

Son procedimientos habituales en los Bancos de Sangre y son seguros. “El material utilizado durante el procedimiento es descartable, de un solo uso, por lo tanto, no existe riesgo de contraer enfermedades”, aclara Vellice.

Esta técnica de uso de plasma de convalecientes como posible terapia tiene un antecedente claro en nuestro país: fue implementado con éxito hace más de medio siglo por el investigador Julio Maiztegui en la lucha contra la fiebre hemorrágica argentina, conocida como el Mal de los Rastrojos.

Noticia anterior

Neuquén anunción nuevas actividades y salidas recreativas sólo para algunas localidades

Noticia siguiente

Piden informes sobre la distribución de insumos de protección para el personal sanitario