Noticias

Ibuprofeno: Chaco incia la elaboración

El laboratorio público de Chaco contemplará la creación de fármacos de primera necesidad en la provincia, los de Atención Primaria de la Salud como ser enalapril, amlodipina, metmorfina, paracetamol, atorvastatina y la última incorporación ibuprofeno.

 

Los laboratorios públicos que ya producen ibuprofeno 400 en comprimidos y cuentan con registro en ANMAT, son el LIF de Santa Fe y Puntanos de San Luis. En tanto que el laboratorio Profarse de Rio Negro; San Francisco de Córdoba, Plamecor de Corrientes, el Instituto Tomás Perón y el laboratorio de Hurlingham de la Provincia de Buenos Aires también lo producen pero cuentan sólo con el registro provincial, lo cual les permite abastecer a sus respectivas provincia.

 

Laboratorios Chaqueños S.A., con catorce años de trabajo en la elaboración de reactivos y adherido a la Anlap, será responsable de encarar este proyecto que además de ibuprofeno contempla otros cinco medicamentos de Atención Primaria de la Salud (APS) como  amlodipina, enalapril, metmorfina, paracetamol y atorvastatina.

 

 

Tras su aporte en contexto de pandemia, convenio mediante con el Conicet, con la fabricación de Serocovid-Federal -test serológico de anticuerpos- y su insumo más reciente Carba Color Test -que permite detectar la resistencia bacteriana de los pacientes- la entidad que es 99 % de participación estatal y 1% de recursos privados, obtuvo la aprobación por parte del gobierno local para incursionar en la fabricación de fármacos.

«A partir de octubre del año pasado presentamos un proyecto al gobernador de la provincia – Jorge Capitanich – para producir medicamentos esenciales de Atención Primaria de la Salud (APS), en cuya propuesta también estaba el crecimiento de Laboratorios Chaqueños. Presentamos un plan de tres etapas, donde iba a haber aportes de Laboratorios Chaqueños y del Gobierno provincial. Nuestra propuesta fue de seis medicamentos iniciales de mucha demanda en la salud pública y sobre todo cuando hablamos de prevención: amlodipina, enalapril, ibuprofeno, metmorfina, paracetamol y atorvastatina», explicó en diálogo con Télam- Confiar, Carlos Barsesa, presidente de la institución.

Consultado sobre la red de distribución, respondió «una vez que tengamos las máquinas, esto lleva un proceso de tres a seis meses, las instalamos, comenzamos un proceso en el que cada medicamento tendrá un control interno y otro externo de la calidad, lo cual será entregado al Ministerio de Salud Pública y se le factura siempre a un precio menor a las que circulan en el mercado».

Barsesa anticipó que se hará una adecuación de un ala de la fábrica para que funcione el equipamiento adquirido, que tiene una demora de algunos meses en desembarcar a la planta.

La primera semana de marzo se acreditó el 50 % de los fondos, de un total de 50 millones de pesos autorizados mediante decreto provincial.

Fuente: Telam

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba