Noticias

Incorporan el concepto de «violencia estética» al condenar a un cirujano

Por primera vez, una sentencia por lesiones gravísimas y estafa dictada contra un médico que realizaba tratamientos de belleza, utiliza este concepto.

En un fallo inédito, una jueza porteña utilizó el concepto de «violencia estética» entendida como una variante de la violencia de género, a la hora de justificar la condena a dos años de prisión e inhabilitación por lesiones gravísimas y estafa a un médico que dejó en estado vegetativo a una mujer de 32 al someterla a diversas cirugías estéticas.

En la víspera del Día de la Imagen de la Mujer en los Medios, la jueza autora de esta resolución, la titular del Juzgado de 1° Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°15 de la justicia porteña, Karina Andrade, mantuvo un encuentro con la socióloga venezolana que acuñó el concepto de violencia estética, Esther Pineda G, cuyo libro «Bellas para morir» citó en la sentencia.

Los argumentos de la fecha

En diálogo con Télam, la magistrada afirmó que, hasta donde ella pudo averiguar, «es la primera vez» que un fallo judicial incorpora el concepto de «violencia estética».

«Ayer tuve la oportunidad de conocer Esther Pineda y ella me dijo que en todo el trabajo que ella viene haciendo no conocía antecedentes judiciales de la región», dijo.

«Por otro lado, yo también hice una búsqueda antes de resolver esta cuestión y no los hay, en el sentido de poder darle a estos hechos un enfoque de violencia de género y particularmente de violencia estética», agregó.

La jueza atribuyó esto a que la ley argentina sobre violencia de género, al momento de definir los distintos tipos de violencia, «no la tiene receptada como un tipo específico, si bien podría entenderse como comprendida dentro de lo que es la violencia simbólica».

«Es el primer fallo judicial en Argentina y en América Latina que sanciona la estafa y las lesiones gravísimas producidas durante la realización de una cirugía estética desde una perspectiva de género, contextualizando la comisión de estos delitos como formas de violencia hacia la mujer y citando el concepto de ‘violencia estética’ que acuñé en el año 2012, lo que supone también una articulación de las ciencias sociales y jurídicas para producir los cambios necesarios en sociedad y garantizar los derechos de las mujeres», dijo a Télam Pineda G.

Esta doctora en Ciencias Sociales aseguró que «este fallo podría convertirse en un antecedente para que las lesiones y muertes de mujeres producidas por la actuación antiética e inescrupulosa de algunos médicos y otras personas no certificadas para la realización de este tipo de procedimientos y cirugías estéticas, puedan ser abordados por las fiscalías especializadas en materia de género».

«Estos fallos sin lugar a dudas pueden contribuir a que otros casos de similar naturaleza puedan ser abordados desde esta perspectiva y contribuir a la desarticulación de la impunidad en este ámbito», dijo Pineda G.

Ambas coinciden en la «importancia» de incluir a la violencia estética dentro de la tipificación establecida por la ley 26.485.

«La permisividad jurídica en la materia y la ausencia de una legislación específica favorece la desprotección de las mujeres, la impunidad de los agresores y el incremento de la ocurrencia de este tipo de delitos», concluyó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba