Punto Saludable

INVIERNO – MANTENER UNA VIDA ACTIVA DURANTE LA PANDEMIA TE PROTEGE Y FORTALECE

La pandemia de COVID 19 sin dudas marcó, y seguirá condicionando, la vida y el bienestar de las personas, aumentando nuestra preocupación por mantenernos sanos y libres de virus. Sin dudas la vacunación masiva, es una luz de esperanza para volver a la normalidad que perdimos. Mientras eso ocurre, hay muchas cosas que podemos hacer para contribuir al bienestar e incluso a cierto grado de protección. Mantener un estilo de vida activo es, sin dudas, una de las mejores estrategias que tenemos a mano para hacer frente a esta situación.

La actividad física produce beneficios a todos los niveles, físico, mental y social. Por raro que parezca, pequeños cambios en el estilo de vida aumentando levemente la cantidad de movimiento diario o interrumpiendo de a ratos el tiempo que estamos sentados, producen enormes beneficios para la salud integral. Reconocer esto es muy importante porque las personas pueden obtener grandes beneficios con muy poco esfuerzo. Además, las personas a cualquier edad se benefician si cambian su estilo de vida, pasando de uno totalmente sedentario a otro levemente activo. Para comenzar nunca es tarde. De hecho, el cambio que se requiere es tan sutil como que si estás leyendo este artículo sentado, te beneficiaría leerlo de pie!.

Pero claro, llegó el invierno y con él, el frío. Es momento de aprovechar cada oportunidad para movernos y gastar energía. Recordá que la posibilidad de gastar energía te aleja de las enfermedades y te acerca a la salud. ¿Cómo sabemos que estamos aumentando el gasto de energía? Es bastante simple, cuando te muevas y aumentes la sensación de calor, se acelere el ritmo de tu corazón y aumente la respiración, es que estás aumentando el gasto de energía.

La OMS señaló hace un tiempo que caminar es una de las mejores inversiones en salud pública.

Si no podés evitar el auto, al menos podrías estacionar doscientos metros más lejos de lo habitual, ya que caminar esa distancia de ida y vuelta, significa el 10% del trabajo que debés hacer en el día.

Si pensás que la actividad física no es para vos, te equivocás. Incrementar mínimamente la actividad física habitual produce beneficios enormes para la salud de cualquier persona, sin importar su edad ni condición previa. Todo movimiento cuenta, lo que importa es la suma de todo lo que realices a lo largo del día.

Como regla general, cada vez que una persona se mueve, está construyendo salud, mientras que cada minuto que permanecemos quietos estamos perdiendo capacidades y funciones, imperceptiblemente claro, pero perdemos.

La OMS atendiendo a la importancia de la actividad física sobre la salud de las personas en el año 2020 actualizó sus recomendaciones e incluyó a todos los grupos etarios poniendo énfasis en que la actividad física es necesaria y beneficiosa desde el nacimiento y hasta la adultez.

Finalmente, si cambiás tu estilo de vida incorporando mínimos niveles de actividad física diaria, existe la posibilidad de que si contraes COVID 19, transites la enfermedad de forma más leve, dado que se ha demostrado sobradamente que personas con mejor condición física, disminuyen el riesgo de requerir internación.

Te damos 10 tips para tener en cuenta si querés mantener una vida activa en este invierno.

1– Si el clima te permite salir, aprovechá la hora del día más cálida para hacer mandados y andá caminando. Si tenés que hacerlo en auto, estacioná unas cuadras más alejado.

2– Si trabajás en lugares cerrados, utilizá el tiempo que hablás por teléfono para ponerte de pie o caminar mientras hablás.

3 Si trabajás en un edificio con escaleras, interrumpí 2 a 5 minutos cada hora de trabajo para subir y bajar un piso para luego continuar con tu trabajo. Esto mismo lo podés hacer mientras atendés una llamada de celular o whatsapp.

 

4– Si te movés dentro de tu casa, podrías bajar la calefacción unos grados, dado que tu cuerpo es la estufa que irradia calor al ambiente haciendo que sea más cálido y confortable para los demás.

5– Si el clima es extremo y resulta imposible salir, organizá un circuito dentro de tu casa colocando los muebles de forma tal que marquen espacios de trote o caminata y aprovechándolos como obstáculos para saltar, subir y bajar. Poné música y tratá de seguir el ritmo mientras hacés las tareas domésticas.

6– Cuando salgas a caminar o trotar al aire libre, hacelo en las horas del día de más sol, cuidando de utilizar ropa adecuada. Para protegerte del frío no debés permanecer mojado por el sudor, por lo tanto, si vas a transpirar, procurá tener ropa seca de recambio.

7– Teniendo el cuidado de cumplir con las recomendaciones de la autoridad sanitaria sobre prevención de contagios, intentá quedar con familia o amigos para salir juntos a caminar o trotar. El compromiso con otros es una excelente motivación para no quedarte sentado/a en casa.

8– La vestimenta en climas fríos debe prever que cuando transcurre el tiempo de ejercicio la producción de calor aumenta y por lo tanto, te sobra abrigo. Es muy recomendable utilizar el sistema de capas que puedas ir sacándote a medida que entrás en calor.

9– Recordá que el viento reduce tu temperatura corporal por convección, por lo tanto usar una campera rompevientos es una buena opción.

10– No olvides cuidar la hidratación aún en climas fríos. La deshidratación no es tan grave como en verano, pero igualmente no hay que descuidarse.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba