Samuel García

LA IMPORTANCIA DEL LAVADO DE MANOS

Lavarse las manos con agua y jabón elimina los microbios de las manos, esto ayuda a prevenir infecciones por los siguientes motivos:

• Con frecuencia, las personas se tocan los ojos, la nariz y la boca sin darse cuenta, los microbios pueden entrar al cuerpo y pueden enfermarnos.

• Los microbios en las manos sin lavar pueden llegar a los alimentos y las bebidas cuando las personas los preparan o los consumen. Los microbios pueden multiplicarse en algunos tipos de alimentos o bebidas, bajo determinadas condiciones, y hacer que las personas se enfermen.

Los microbios de las manos sin lavar pueden transferirse a otros objetos, como mesas y mesadas, o juguetes y, luego, transferirse a las manos de otra persona.

Lavarse las manos adecuadamente es la primera línea de defensa contra la propagación de muchas enfermedades, desde un resfriado común hasta enfermedades más graves, como la meningitis, la bronquiolitis, la gripe, la hepatitis A, y muchos tipos de diarrea.


¿CUAL ES LA MEJOR FORMA DE LAVARSE LAS MANOS?

1 Mójate las manos con agua segura (tibia o fría), asegúrate de que el agua no este demasiado caliente para las manos de los más pequeños.

2 Usa jabón y frótate las manos enérgicamente durante aproximadamente 20 segundos. No hace falta que utilices un jabón antibacteriano, sirve cualquier tipo de jabón.

Asegúrate de que se lave bien el área entre los dedos, los dorsos de las manos y debajo de las uñas, donde les encanta esconderse a los gérmenes. ¡Y no te olvides de las muñecas!

4 Enjuágate las manos y sécate bien con una toalla limpia y seca.


¿CUÁNDO DEBEMOS LAVARNOS LAS MANOS?

Para poner fin a la propagación de gérmenes entre los miembros de su familia, haga que lavarse las manos sea un hábito regular para todos, es especialmente importante:

• Antes de comer y de cocinar. • Después de ir al baño. • Después de limpiar la casa. • Después de tocar animales, incluyendo las mascotas de su familia. • Después de visitar o cuidar de amigos o familiares enfermos. • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar. • Después de estar en el exterior (jugando, haciendo jardinería, sacando de paseo al perro, etc.).

Como ya vimos si estamos en contacto con gérmenes, nos podemos infectar solo al tocarnos los ojos, la nariz o la boca. Y una vez infectados, solo suele ser cuestión de tiempo que todo nuestro entorno se contagie y acabe contrayendo la misma enfermedad. Por lo tanto, ¡no subestimes la importancia de lavarse las manos!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba