MENU SALUDABLE PARA EL 9 DE JULIO

Primero un poco de cultura, la cocina criolla Argentina se fue conformando con las tradiciones de los pueblos originarios y su contacto con los países vecinos, la colonización española, la llegada de los inmigrantes europeos y con los cambios sociales, económicos y geográficos de la región. Las comidas criollas que nos caracterizan son el locro, el asado, las empanadas, la humita y la carbonada, entre otras.

El locro tuvo sus orígenes en épocas anteriores a la colonización española, nuestros pobladores originarios lo preparaban en base a maíz, papa y zapallo. Luego fue evolucionando en su modo de preparación e ingredientes recibiendo influencias españolas, agregando ingredientes que se disponían en cada época y región, pero manteniendo su base de vegetales y su forma de cocción a fuego lento.

En la actualidad es una tradición de nuestro pueblo preparar y/o consumir locro para el 25 de mayo o 9 de julio celebrando el aniversario de la revolución de mayo o de la declaración de la independencia. Estos días en los comercios de alimentos se ofertan sus ingredientes para prepararlo y también en diversos restaurantes se ofrece como menú especial del día. Se lo considera como una comida criolla que no hace diferencias por clases sociales, excepto en la calidad y cantidad de sus ingredientes.

Sin embargo, en épocas anteriores era de consumo cotidiano y casi en exclusividad por las clases bajas. Se preparaba con ingredientes que se consideraban como “sobras” como las vísceras (tripa gorda, chinchulín, mondongo) o los restos del cerdo (manos, patas, cola, orejas y cuero, tocino, grasa).

 

Su contenido calórico, su temperatura caliente y su salsa picante conforman la combinación perfecta para una cálida comida de inverno compartida con familiares, amigos o compañeros. Las fechas patrias, presentan las condiciones ideales para el consumo de locro, ya que son en épocas de clima frío y el feriado permite dedicar tiempo a su consumo y/o preparación.

El locro no tiene muy buena fama entre los amantes de la alimentación saludable, pero este plato típico argentino no puede faltar en los días festivos. A continuación te dejamos dos versiones con menos calorías para que todos puedan disfrutar, las cuales conservan los alimentos originales, adecuando los ingredientes extras a los tiempos actuales. Como siempre te decimos, en invierno comamos caliente pero no calórico.

VERSION LIVIANA

La versión liviana lleva menos contenido graso que el tradicional, incluye menos ingredientes  y requiere menos tiempo de cocción.

 

Ingredientes: 500 g de maíz blanco + 200 g de porotos + 500 g de carne de paleta magra (sin grasa) + 500 g de hueso de caracú + 6 patitas de cordero + 300 g de mondongo magro + Jugo de un limón + 100 g de jamón cocido magro + 100 g de lomito ahumado + 2 k de zapallo + Sal y pimienta.

Para la salsa:  5 cebollas de verdeo + Pimentón + Ají molido + Sal + Aceite.

COMO SE PREPARA

La noche anterior, dejar en remojo el maíz y los porotos.

Hervir el mondongo en agua sin sal y un chorrito de jugo de limón. Cuando esté tierno, retirar y cortar en trozos del tamaño de un bocado.

Escurrir los porotos y el maíz y colocar en una olla con abundante agua y llevar a cocción. Cuando rompa hervor, agregar los huesos previamente desgrasados y la mitad del zapallo cortado en cubos. Cocinar durante 30 minutos.

Agregar las patitas de cordero previamente limpias y cortadas, la carne cortada en trozos pequeños, el jamón y el lomito cortado en cubos. Salpimentar.

Cocinar hasta que los porotos y la carne estén tiernos. Sumar el resto del zapallo cortado en cubos y cocinar hasta que esté tierno. Agregar el mondongo y retirar del fuego.

Para preparar la salsa, picar la cebolla y rehogar con rocío vegetal. Retirar del fuego y agregar los ajíes, el pimentón, sal y aceite.

VERSION VEGETARIANA

Otra opción incluso mucho más reducida en calorías, es el locro vegetariano, muy fácil de preparar, sano y riquísimo.

Ingredientes: 3 choclos + 1 zapallo + 1 zanahoria + 2 tomates frescos + 100 g de porotos blancos cocidos + 100 g de arvejas cocidas

Para la salsa:  1 cebolla + 2 cebollas de verdeo +1 pimiento + 1 cucharada de azúcar + Pimentón dulce + Ají molido + 2 hojas de laurel + Sal y pimienta + Aceite de oliva + Cantidad necesaria de agua o caldo de verduras.

COMO SE PREPARA

Pelar y cortar la calabaza y la zanahoria en cubos y hervir en abundante agua salada o caldo de verduras.

Desgranar los choclos y agregar a la cocción.

Para preparar la salsa, rehogar en aceite la cebolla, las cebollas de verdeo y el pimiento picados. Sumar los tomates sin piel y cubeteados. Salar y condimentar con pimienta, ají molido, pimentón, laurel, y una cucharada de azúcar. Dejar cocinar durante 10 minutos a fuego suave.

Mezclar la preparación de la salsa a las verduras.

Agregar las arvejas y los porotos blancos previamente cocidos. Dejar cocinar unos 15 minutos para que se unifiquen los sabores.

La preparación se puede espesar con dos cucharadas de almidón de maíz disueltas en 1/3 de agua fría.

 

 

 

 

Noticia anterior

Distribuyen más de 1,3 millones de dosis de Sinopharm y Sputnik V

Noticia siguiente

Caviahue abre sus Baños Termales