Neuquén convoca a médicos retirados y todo personal público que tenga conocimientos de salud

Por cada persona internada en terapia intensiva para combatir el Covid-19, se requiere la labor de unos 15 profesionales de la salud de distintas disciplinas. A partir del incremento de los casos, que llevó a tener el 89% de las camas ocupadas, el gobierno de la provincia lanzó un plan de contingencia que busca sumar nuevos recursos humanos a los hospitales del sistema público de salud.

En una conferencia de prensa, la ministra de Salud de la provincia, Andrea Peve, explicó que 23 médicos y otros profesionales de la salud ya jubilados se sumaron a la lucha contra la pandemia por coronavirus en distintos puntos de la provincia. Según se explicó, realizan un trabajo territorial pero de forma virtual, para complementar la labor que hacen los agentes sanitarios en los centros Covid.

La funcionaria provincial agradeció el trabajo que hacen los agentes pero recordó que “no son máquinas” y que también sufren el cansancio y la falta de contacto con sus seres queridos. Según detalló, eso provoca que muchos descuiden en algunos casos el uso de elementos de protección, lo que incrementa su riesgo de contagio. Se estima que un 10% de la planta total se tomó licencia por motivos de salud.

Si bien el gobierno incorporó un total de 401 nuevos trabajadores al sistema y dispuso de 567 agentes eventuales que podrían prestar su servicio, la alta demanda de atención de la población los llevó a pensar nuevas estrategias para combatir el avance de la pandemia. A la participación de los médicos jubilados se sumará, además, la puesta a disposición de los trabajadores de la administración pública que tienen alguna capacitación en salud.

Así, se realizó un análisis de la base de datos de los empleados de los tres poderes del Estado, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, y se determinó que hay al menos mil personas que tienen algún tipo de capacitación sanitaria y que podrían cambiar sus tareas habituales por las que se requieran en los centros Covid. El Jefe de Gabinete, Sebastián González, detalló que hay trabajadores del Estado que son médicos, kinesiólogos, trabajadores sociales o psicólogos, y que podrían hacer su aporte ante la necesidad del sistema.

Por su parte, Peve detalló que se realizó una reorganización del talento humano para cubrir las necesidades de los internados con coronavirus. Por eso, en los últimos días se pudo ver a anestesiólogos o traumatólogos haciendo hisopados. Anunció también que se suspendieron las cirugías programadas de baja urgencia para disponer de mayor equipamiento y recursos humanos para atender la demanda de Covid.

En la actualidad hay 79 pacientes en terapia y ya se compraron 50 respiradores y 50 cascos de ventilación para incrementar la capacidad de atención. El gobernador Omar Gutiérrez afirmó que no es adecuado confiarse en la mayor disponibilidad de camas porque el coronavirus deja secuelas aún desconocidas que afectan no sólo a los pacientes de riesgos.

“Hicimos mal en hablar de pacientes de riesgo, las personas mayores tienen mayor riesgo de mortalidad, pero hay personas jóvenes, deportistas, que van a tener secuelas a futuro por haber estado contagiadas”, aseguró y aclaró que la ciencia y la medicina trabajarán, a futuro, en la investigación de los efectos del virus en el organismo y los posibles tratamientos.

Noticia anterior

10 de septiembre – Día Mundial para la Prevención del Suicidio

Noticia siguiente

El conglomerado Neuquén sigue concentrando la mayoría de casos de coronavirus