Noticias

Por la baja tasa de natalidad, la sociedad de Japón podría “dejar de funcionar”

Fumio Kishida, primer ministro de Japón, advirtió que la baja tasa de natalidad y el envejecimiento de su población están poniendo en riesgo el funcionamiento como sociedad en el país asiático.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, ha anunciado este lunes que combatir la baja tasa de natalidad será la principal prioridad de su Gobierno y ha revelado que en 2022 se registraron menos de 800.000 nacimientos.

Kishida ha prometido así ante la Dieta o Parlamento japonés un paquete de medidas «sin precedentes» para fomentar la natalidad recurriendo a fuentes financieras estables que garanticen la consecución de estos objetivos, según recoge la televisión pública japonesa NHK.

El mandatario ha asegurado que Japón está en una «encrucijada crítica» 77 años después de la Segunda Guerra Mundial «al borde de no poder seguir funcionando como sociedad» y por ello debe «romper con las prácticas» actuales para construir «una sociedad, una economía y un orden internacional adecuado a la nueva era».

Japón tiene 125 millones de habitantes y el 28 por ciento tienen más de 65 años. La tasa de natalidad fue de 1,34 hijos por mujer y 800.000 nacimientos en 2022, mientras que en los últimos años se han registrado más de 1,44 millones de fallecimientos anuales. Ya hay estudios pronostican que Japón tendrá menos de 53 millones de habitantes para finales de siglo si no se revierte la tendencia.

Japón ha ofrecido deducciones fiscales, permisos de maternidad más largos y subsidios de vivienda para animar a la gente a tener más hijos. Sin embargo, las medidas parecen tener poca incidencia en la tendencia.

La carga de la crianza de los hijos y el cuidado de los mayores sigue recayendo exclusivamente en las mujeres, lo que hace que muchas de ellas decidan no casarse

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba