Realizan la primera encuesta sobre apnea obstructiva del sueño en Argentina

Se trata de un estudio sobre un trastorno del sueño que afecta a 1 de cada 3 a 5 personas en todo el mundo.

 

La Secretaría de Gobierno de Salud comenzó el relevamiento de campo de un estudio para conocer la prevalencia de Apnea Obstructiva del Sueño en Argentina, un trastorno potencialmente grave que se caracteriza por episodios de interrupción de la respiración al dormir que afecta a 1 entre 3 y 5 personas en todo el mundo.

El estudio abarcará a personas mayores de 25 años de 3000 hogares seleccionados al azar de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Rosario. En algunos casos se realizará una medición objetiva a través de una poligrafía respiratoria, un procedimiento en el cual se evalúa la calidad del sueño y si presenta Apnea Obstructiva del Sueño.

“Además de deteriorar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen, las apneas del sueño aumentan el riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular por lo que su diagnóstico y tratamiento oportuno es fundamental para la calidad de vida de las personas”, afirmó Verónica Schoj, directora Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles.

Esta patología suele estar acompañada de ronquidos fuertes, respiración irregular y despertares nocturnos con sensación de ahogo, lo que genera cansancio extremo, dolor de cabeza en la mañana, somnolencia, dificultad en la concentración y memoria, irritabilidad o malhumor. Además, como consecuencia del cansancio diurno, aumenta el riesgo de accidentes laborales y siniestros viales.

“Es importante hacer el control periódico de salud y consultar si notamos alguno de estos síntomas”, aseguró Schoj.

Por su parte, la coordinadora del Programa Nacional de Prevención y Control de las Enfermedades Respiratorias Crónicas, Carina Calabrese, explicó que “si bien la Apnea Obstructiva del Sueño es un trastorno muy frecuente, no es aun suficientemente conocido por la población, suele ser subdiagnósticado y por lo tanto sub-tratado. Aún hoy en muchos países, incluyendo a la Argentina, no se conoce a cuantas personas afecta”.

Entre los principales factores de riesgo asociados a la apnea se encuentra la obesidad, el consumo de alcohol y tabaco, la circunferencia del cuello, la estructura de las vías respiratorias y la edad. La apnea afecta principalmente a hombres mayores de 50 años.

En general, la implementación de hábitos saludables o cambios simples del estilo de vida como dormir de costado, pueden aliviar los síntomas. Aunque en algunos casos se requiere la utilización de un dispositivo de presión positiva continua en las vías aéreas (CPAP, por sus siglas en inglés), que provee aire a presión a través de una máscara que se coloca en la nariz; o de aparatos o prótesis bucales especialmente diseñadas para tratar este problema. Existe también la opción de una cirugía correctiva simple (amígdalas, tabique y otras).

El estudio, que encabeza la Secretaría de Gobierno de Salud, cuenta con la participación de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria y la Consultora Trespuntozero para el relevamiento de campo que finalizará en febrero de 2020. La participación en el estudio es completamente voluntaria, y los técnicos y encuestadores que llevarán adelante el trabajo estarán debidamente identificados como representantes del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación.

“La participación de los ciudadanos visitados en la realización de las encuestas y, eventualmente, del estudio de poligrafía es de gran importancia para conocer la dimensión de este problema de salud en el país para planificar políticas para su mejor abordaje, por lo que pedimos la colaboración con el relevamiento”, comentó Calabrese.

Para obtener información adicional sobre el estudio y sobre el problema de la Apnea Obstructiva del Sueño pueden contactarse telefónicamente con la Secretaría de Gobierno de Salud llamando al 0800 999 3040 opción 3.

Noticia anterior

Argentina se comprometió a cumplir 20 metas en derechos sexuales de la mujer

Noticia siguiente

14 de noviembre – Día Mundial de la Diabetes