Noticias

Reconstruyen la mano derecha de un joven colocando tres dedos de sus pies

En una intervención pionera, especialistas de un hospital privado porteño reconstruyeron, con un implante de tres dedos de sus pies, la mano de un joven de 24 años que había tenido un accidente. Este tipo de cirugías, a diferencia de las reconstrucciones con impresión 3D, preserva la sensibilidad y funcionalidad de la mano.

Especialistas de un hospital privado porteño reconstruyeron la mano de un joven al implantarle tres dedos de sus pies, lo que le devolvió la funcionalidad a esa parte del cuerpo sin afectar el desempeño de las extremidades inferiores, en una cirugía inédita en la Argentina, donde si bien se habían realizado procedimientos similares nunca antes de estas características.

«El trasplante de dedos de otra persona (donante cadavérico) implicaría comenzar con una terapia de inmunosupresión para que no se produzca un rechazo del tejido que conlleva como efecto secundario la posible disminución de las defensas del organismo. En el trasplante de dedos estos riesgos pueden evitarse, realizando la reconstrucción mediante los propios tejidos del paciente, en este caso a través de los dedos de los pies«, explicó a Télam Jorge Boretto, jefe de Cirugía de Mano y Miembro Superior del Hospital Italiano de Buenos Aires, donde se llevó adelante el procedimiento.

Y explicó que «el trasplante de mano completa (no de dedos) con donante cadavérico se hace en otras partes del mundo, pero sólo en los casos de trasplante bilateral, cuando hay una amputación de las dos manos«.

En este contexto, los cirujanos del Italiano recibieron a Exequiel, un joven de 24 años que perdió cuatro dedos y parte de otro en un accidente con una picadora de carne.

Debido a la complejidad del caso, el equipo de salud se concentró en modificar las técnicas ya existentes y llevaron adelante la cirugía que se convirtió en la primera de este tipo en el país, tanto por la cantidad de dedos trasplantados como por la elección justamente de los dedos del pie.

La reparación quirúrgica constó de dos etapas: en una primera instancia, los médicos transfirieron el segundo dedo del pie izquierdo a la posición del dedo mayor de la mano derecha.

«Transferir los dedos del pie a la mano permite una reconstrucción que se define como ‘igual con igual’, ya que se logra la restitución de cada uno de los tejidos ausentes (articulación, tendones y complejo de la uña, entre otros). Este procedimiento permitió reconstruir el dedo con sus tres articulaciones», explicaron a Télam desde la institución.

«Transferir los dedos del pie a la mano permite una reconstrucción que se define como ‘igual con igual’, ya que se logra la restitución de cada uno de los tejidos ausentes (articulación, tendones y complejo de la uña, entre otros). Este procedimiento permitió reconstruir el dedo con sus tres articulaciones», explicaron a Télam desde la institución.

En la segunda etapa, una semana después, el equipo realizó el trasplante del segundo dedo del pie derecho y una transferencia parcial del hallux (dedo gordo o primer dedo del pie).

«De esta manera, la reconstrucción permitió lograr el movimiento de pinza, formando un trípode entre el pulgar y los otros dos dedos trasplantados», remarcaron.

«La rehabilitación debe ser igual de precisa que la cirugía. El tratamiento se orienta a rehabilitar las estructuras reparadas y a facilitar el retorno de la funcionalidad del paciente, con el fin de que pueda lograr el mejor desempeño posible en sus actividades significativas», señaló por su parte Paula Símaro, licenciada en Terapia Ocupacional del servicios de Kinesiología y directora del Curso de Equipamiento Ortésico para los Miembros Superiores del Instituto Universitario Hospital Italiano.

A nivel regional, estas transferencias de dedos de pies a manos se realizan sólo en la Argentina, y en contados centros de Chile y de Brasil.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba