Punto Saludable

SER DONATE HABITUAL DE SANGRE, ES TAMBIEN UN HABITO SALUDABLE …

Por qué elegir ser donante voluntario de sangre?

La donación de sangre es un acto generoso para el que no hay que tener condiciones excepcionales, únicamente la conciencia de que es necesaria para alguien, ya que 9 de cada 10 personas la necesitarán en algún momento de su vida; y las ganas de dedicarle apenas media hora. Cualquier persona con buen estado de salud, mayor de 18 años y menor de 65, y que pese más de 50 kg puede donar sangre.

Al llegar al lugar de la donación (colectas en unidades móviles, hospitales, Centro de Transfusión) se hace un chequeo para comprobar que el donante esté en condiciones de donar (toma de presión y temperatura, niveles de hemoglobina). Posteriormente, la sangre que se extrajo será analizada para las enfermedades de transmisión sanguínea como Chagas, Hepatitis B y C, Sífilis, HIV, Brucelosis entre otras.

El proceso de donación dura unos quince minutos y al acabar el mismo, te ofrecerán un refrigerio, junto a recomendaciones para las horas siguientes (beber abundante líquido, no cargar con mucho peso en el brazo que se haya pinchado, no fumar).

Donar puede perjudicar al organismo?

NO. Una bolsa de donación recoge 450 cc de sangre; es una cantidad que el cuerpo asume sin ningún problema cuando estamos sanos y que no causa ningún trastorno posterior. El cuerpo la regenerará en unos pocos días.

La sangre no se puede fabricar. En Argentina, como en todo el mundo, dependemos de la generosidad de los ciudadanos para que los centros de atención de la salud puedan realizar trasplantes, operaciones y tratamientos oncológicos, entre otros. La sangre no se puede almacenar indefinidamente ya que caduca, por ejemplo, las plaquetas se tienen que utilizar antes de cinco días, los glóbulos rojos antes de 42 días y el plasma antes de un año.

¡Donar es un hábito saludable!


Autor Bioq. Abel Zurschemitten

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba