Sólo el 20% de los argentinos pudo acceder a prácticas médicas durante la cuarentena

Según los resultados de una encuesta realizada por la Universidad Católica Argentina (UCA), sólo el 20% de la población pudo acceder a prácticas médicas en los casos que necesitó desde que se instauró la cuarentena, mientras que el 80% restante tuvo que suspenderlo.

Además, la encuesta, que fue realizada por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA, se detalla que la mitad del 20% que sí utilizó servicios médicos durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio lo hizo de manera presencial, mientras que la otra parte lo hizo mediante telecomunicaciones. Según sus realizadores, el objetivo de la misma es “dar cuenta del impacto de algunos de los efectos socioeconómicos, psicosociales y político-ciudadanos generados por las políticas de aislamiento sanitario”.

En el informe también se detalló que casi la totalidad de las personas que no tienen un empleo registrado y seguridad social suspendió la atención o práctica médica (92,3%), frente a 3 de cada 4 personas con un empleo registrado y seguridad social.

En cuanto a la salud mental, en el estudio se señaló que sólo 2 de cada 10 personas que necesitaron una consulta o tratamiento psicológico, lograron iniciar o mantener esta práctica durante la cuarentena, ya sea mediante vía telefónica o por internet, especialmente, los residentes de la Ciudad de Buenos Aires. Por otra parte, se observó que en personas con síntomas ansiosos y/o depresivos, más específicamente en casi dos de cada diez personas de este grupo, sufrió la cancelación o postergación de sus consultas psicológicas; el 41% dice no haber podido acceder a los medicamentos necesarios; y 9 de cada 10 personas con malestar psicológico suspendió su consulta, diagnóstico o tratamiento médico.

En tanto, en otro apartado del estudio, se detectó que el 19% de las personas refiere déficits en el acceso a los medicamentos necesarios durante la cuarentena, por falta de receta o por incapacidad de asistir a la farmacia. Las mayores dificultades las presentaron aquellos que viven en el Conurbano (22,5%), bajo condiciones de pobreza (37,7%) y aquellos con empleos no registrados y sin seguridad social (31,7%), lo que triplica los valores alcanzados por residentes de CABA (7,1%), personas no pobres (11,5%) y personas con empleo registrado y seguridad social (13,8%).

Noticia anterior

La temporada de Termas finalizó en abril y no se extenderá

Noticia siguiente

Bronquiolitis: afirman que serán “meses muy duros”