Noticias

Ya es posible diagnosticar cáncer en la sangre

Algunos tumores, como el de páncreas, suelen diagnosticarse en fases muy avanzadas, pero ahora se abre paso una nueva esperanza: la identificación de ADN tumoral en la sangre

En el diagnóstico del cáncer, lo peor es llegar tarde. Los especialistas siempre destacan que los programas de cribado para los tumores de mama o de colon están siendo fundamentales para aumentar la supervivencia: cuanto antes se encuentra el problema, antes se actúa y más eficaces son las cirugías y los tratamientos. Sin embargo, detectar otros tipos de cáncer es mucho más complicado. En el caso del páncreas, por ejemplo, la enfermedad casi siempre está demasiado avanzada. Por eso, muchos de los esfuerzos en el campo de la investigación oncológica van dirigidos a la búsqueda de nuevos métodos de detección temprana que resulten eficaces y, a ser posible, poco invasivos.

El Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO Congress) que se celebra en París en estos días puede suponer un hito en la lucha contra la enfermedad. Allí acaban de presentarse resultados sin precedentes que avalan la precisión de los análisis de sangre de detección temprana de múltiples cánceres (MCED, por sus siglas en inglés).

Aunque aún están en desarrollo, estas nuevas pruebas pueden detectar señales de cáncer relacionadas con más de 50 tipos de tumores diferentes e identificar de qué parte del cuerpo proceden. La clave está en la identificación de pequeñas secuencias de ADN tumoral circulante (ctDNA) en el fluido sanguíneo que tienen algunos patrones de metilación diferentes del ADN no tumoral. En concreto, el estudio Pathfinder, que se ha dado a conocer en esta importante cita de la oncología internacional, fue capaz de detectar una señal de cáncer en el 1,4% de un grupo de 6.621 personas de 50 o más años a los que no se le había diagnosticado la enfermedad previamente. Además, para otro grupo de 6.290 personas que no tenían cáncer, dio un 99,1% de resultados negativos. Asimismo, confirmó el cáncer en el 38% de las personas que tenían un diagnóstico positivo anterior. Entre aquellos con un resultado positivo en la prueba, el tiempo para lograr la resolución del diagnóstico (es decir, encontrar el cáncer o decidir que no había evidencia de malignidad que requiriera más investigación) fue una mediana de 79 días.

¿Cómo logra detectarse en la sangre algún tipo de señal cuando se trata de un cáncer sólido? Desde el principio, el tumor va dejando algunas de sus células en el torrente sanguíneo. En los últimos años, el avance de la tecnología de secuenciación vive un crecimiento exponencial y está permitiendo encontrar biomarcadores que hasta hace poco eran indetectables. En este caso, se localizan regiones concretas del ADN tumoral en la sangre del paciente. Algunas empresas, como la española Universal DX, se dedican específicamente al desarrollo de test dirigidos a un tipo concreto de cáncer.

 

Los autores del trabajo presentado en París destacan que estamos ante la primera investigación prospectiva que muestra que una prueba MCED puede detectar cáncer en pacientes con cáncer no diagnosticado, ya que estudios anteriores demostraron su validez solo con pacientes que ya habían sido diagnosticados anteriormente. No obstante, hacen falta muchos más estudios adicionales antes de generalizar esta herramienta. El más importante de los que ya están en marcha es el ensayo clínico aleatorizado que incluye a 140.000 personas asintomáticas en Inglaterra para investigar la eficacia clínica de este tipo de test.

Cómo afectará al sistema sanitario

A pesar de todas las cautelas, los expertos creen que podemos estar a las puertas de una revolución en el diagnóstico de los tumores. «En los próximos cinco años necesitaremos más médicos, cirujanos y enfermeras, junto con más infraestructura de diagnóstico y tratamiento, para atender al creciente número de personas que serán identificados mediante pruebas de detección temprana de múltiples cánceres», afirmó Fabrice André, director de Investigación del Centro Oncológico Gustave Roussy (Villejuif, Francia) y futuro presidente de ESMO para los años 2025-2026.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba